UPyD, el lerrouxismo del s.XXI

Vamos a analizar el proyecto político de UPyD, o si se quiere de Rosa Díez pues en torno a su figura es donde se agrupa esta organización política.

Los movimientos políticos tienden a repetirse mientras no cambien las condiciones históricas en las que surgen. Por este motivo, creemos poder decir con toda certeza  que UPyD, o el partido de Rosa Díez, es el Lerrouxismo del siglo XXI. Por supuesto con sus necesarias diferencias tanto por el lugar de su formación, como por el contexto histórico concreto, casi ochenta años después.

Ambas formaciones políticas resumirían su ideario en dos cuestiones, ideas progresistas en lo social, férreo unionismo en lo nacional.

El lerrouximo se originó en torno a la figura de un líder carismático, Alejandro Lerroux. El cual provenía políticamente de la estela de los partidos republicanos de la Primera República española. Estos partidos y sus dirigentes siguieron durante el primer cuarto del siglo XX su propio devenir. No debemos olvidar que en la Primera República se produjo un fuerte choque entre las posiciones más avanzadas del federalismo y el unionismo republicano español.

Los partidos federales, fueron desapareciendo, agrupándose con los unionistas y conformándose más bien como partidos o grupos dentro de los partidos nacionales (de las naciones sin estado dentro del estado español), como es el caso del grupo de Pi y Margall. Los republicanos unionistas consiguieron aguantar mejor fuera de las naciones oprimidas, como fuerza cohesionada, exceptuando también, algunos dirigentes y grupos que acabaron integrándose en las formaciones políticas monárquicas, que desde el fin de la Primera República serán las hegemónicas en Estado español.

Alejandro Lerroux, nacido en Córdoba, fue trasladado a Cataluña con tan solo cuarenta días. Entroncará, políticamente, con la rama republicana federal aunque él nunca fue federal. Como ya hemos dicho, los republicanos federales fueron cambiando su ideario y algunos se agruparon con los unionistas. Su formación política se produjo durante las últimas décadas del siglo XIX, y ya para 1909 se puede decir que tenía un partido sólido formado, el Partido Republicano Radical.

En su biografía define de forma amplia sus ideas políticas y las características de su partido. Dice: “El partido republicano Radical llegó a ser una fuerza política liberal, democrática, progresiva, de sentido gubernamental.” ” Se agregaron también elementos de la clase media y de las profesiones liberales que, por espontánea selección, formaron pronto un pequeño estado mayor.”; “…en noviembre de 1909, mi partido había prosperado, pero no era. Como yo había pretendido, la integración de toda la democracia española sino solamente un partido más republicano, popular, ardientemente personalista.”[Pie de página]

Con estos argumentos Lerroux, que había estado trabajando y siendo elegido como diputado con los nacionalistas catalanes de Solidaridad Catalana pretende alejarse de éstos. Comienza poco a poco a desarrollar un discurso cada vez más españolista, que entronca con las características políticas de la nación donde vivía, Cataluña, en donde las fuerzas nacionalistas van ganando más peso, al igual que los sectores obreros revolucionarios.

Posteriormente, trata con anarquistas y libertarios, de estos sectores ganará algún pequeño grupo para sus filas. Defiende, asimismo, la política expansionista o imperialista española  en  la guerra de Marruecos y siendo partidario de la intervención española en la Primera Guerra Mundial. Siempre acompañado de un discurso nacionalista español y esencialista. Una de sus bazas será atribuir los males del Estado español al auge de los nacionalismos periféricos.

Como vemos, el lerrouxismo surge en la nación sin estado punta de lanza de las aspiraciones nacionales y revolucionarias del momento, Cataluña. Se conforma como partido al calor de los acontecimientos políticos generales, con un discurso populista, nacionalista español y personalista.

En la actualidad, ha surgido en el estado español un partido con semejanzas incuestionables, UPyD. Este partido nace al calor de la movilización ciudadana contra ETA y desde la nación sin estado que en estos momentos es punta de lanza de las reivindicaciones nacionales y sociales, Euskal Herria. El movimiento contra el terrorismo tiene distintas vertientes, y será desde la plataforma llamada Basta Ya!, desde la que surja la necesidad de articular ese movimiento social en partido político.

Se caracteriza desde un principio por un fuerte antinacionalismo, figurando entre sus reivindicaciones más destacadas el fin de las competencias autonómicas en educación y sanidad y la derogación de la Disposición transitoria cuarta de la Constitución española, que reconoce el derecho de Navarra a unificarse con Euskadi si así lo solicitan y ratifican las instituciones y la ciudadanía.

Como vemos UPyD recoge, surgiendo desde una nación oprimida del Estado español, las reivindicaciones del nacionalismo español más visceral. Y surge de la mano de una política, Rosa Díez, ex-militante del PSOE y responsable de varias carteras en los gobiernos de coalición de los años 90 en Euskadi entre PSOE y PNV. Esta persona acumula en torno a ella y a su discurso populista, llamando a la regeneración democrática ante un sistema claramente decadente, las aspiraciones de ese movimiento nacionalista español y los intereses de los sectores pequeño burgueses y obreros desclasados del resto del Estado español.

Cabe aquí hacer una salvedad en cuanto al resto del Estado español, pues como se puede comprobar en las distintas elecciones, UPyD no cuaja en Cataluña, ¿por qué?, pues porque en ese territorio existe una opción similar, nacida en esa nación sin estado y que agrupa a los mismos sectores y mismas ideas. Ésta es la conocida como Ciudadans. A Ciudadans le sucede lo mismo en el resto de territorios donde ha pretendido implantarse, pues existe allí UPyD.

Como vemos UPyD recoge toda la esencia del nacionalismo español, espoleado por las movilizaciones contra el terrorismo y financiado por los miles de millones destinados a las distintas asociaciones, entre ellas Basta Ya!, en subvenciones por parte del Estado español. Podemos sumar un elemento que ha dado una dimensión mediática a este movimiento político y que le ha dotado de un cierto barniz progresista. Es la presencia en sus filas de conocidos intelectuales como son Fernando Savater y Albert Boadella. La presencia de estas personas, conocidas por sus ideas antaño progresistas y antifranquistas,  y que hoy son claros baluartes del nacionalismo español, ha supuesto un halo de respetabilidad para ese partido.

Para concluir podemos señalar distintos aspectos del discurso populista que conecta tan bien entre los sectores populares sin conciencia de clase y desengañados de la política burguesa bipartidista. UPyD pone en cuestión en todo momento la gestión realizada por los partidos mayoritarios PSOE y PP, pero en ningún caso cuestiona las bases mismas del Estado y del sistema. En política exterior apoya las intervenciones militares españolas en otros estados, aunque se mostró crítica con la intervención en Iraq, pues el rechazo general era masivo.

En cuestiones sociales oscila para contentar y ganar a distintas franjas de población, apoya las reivindicaciones del movimiento gay-les-trans-bi, pero rechaza la reforma de la ley del aborto para dar mayores derechos a las mujeres sobre sus cuerpos. Se opone a la pobreza en el Tercer Mundo, pero apoya la Ley de Extranjería. Y por supuesto no rechaza el capitalismo como sistema para regir nuestras vidas.

En otro orden de cosas, aspira a convertirse en partido de poder, en gobernar y obtener distintas responsabilidades en el aparato del Estado. Teniendo un discurso regeneracionista, ella y su organización se postulan como la clave para poder devolver la dignidad a la democracia española. Este tipo de argumentos los esgrimen por toda Europa los nuevos partidos fascistas y populistas que beben de la crisis general de los sistemas demo-liberales actuales.

Como hemos analizado, UPyD supone una clara amenaza para la izquierda combativa en el Estado español. Su discurso, al igual que el de Lerroux en su momento, pretende atraer a sectores populares con baja formación política, y desencantados con la política burguesa dominante. Bajo sus siglas, se esconde todo un arsenal reaccionario que se está preparando para contener la protesta social y canalizarla para beneficio del propio sistema. 

Tabor Ciompi.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a UPyD, el lerrouxismo del s.XXI

  1. Rothaiku dijo:

    Comentario casposo, ignaro y reaccionario, enquistado en una sedicente democracia progre y vacua. Lerroux no podía haber encontrado mejor propagandista de populismo macarra.

  2. Carantillo dijo:

    “Movimiento ciudadano” “Ciudadanos” “Ciutadans” “Cs” tambien es lerrouxista, no entiendo como la gente no se da cuenta i les vota…. estoy segura que, al paso que vamos UPyD i “Ciudadanos” , pactaran con el PP i los espanyoles tendran derechas por mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s