Dr. Jekyll

Publica hoy El País (http://www.elpais.com/articulo/internacional/Presentada/demanda/EE/UU/experimentos/sifilis/Guatemala/elpepuint/20110314elpepuint_24/Tes ), en su edición digital que un grupo de guatemaltecos demandan a los Estados Unidos por experimentar con la sífilis en ellos. Y la verdad es que ya ni me inmuto al leer algo así, simplemente marco una muesca más (o mejor, en este caso, setecientas, que son los demandantes) en la culata del gran rifle americano que ha ido invadiendo a todos los pueblos de la tierra (incluido el suyo) de una manera u otra.

Cuando hablamos de colonialismo, por defecto, tendemos a pensar en grandes barcos cargados de gente que se dedican a llevar a cabo asentamientos de poblaciones o que hacen aterrizar a sus soldados (nunca mercenarios, of course) en lugares remotos que hay que liberar.

Pero hay otras formas más sutiles, y si cabe más crueles de colonialismo, y una de ellas, es esta que se nos presenta hoy en una pequeña nota de prensa al final del todo del diario digital antedicho. El hecho de experimentar con guatemaltecos con la sífilis es realmente despreciable. No solo porque se trate de infectar deliberadamente a alguien (¿qué pasaría si tú te dedicarás a ir pinchando a la gente con una aguja con el VIH?), sino que a quien se usa como conejillos de indias (y nunca mejor dicho) es a los habitantes de las regiones pobres del planeta, y aún mejor, de las regiones pobres y próximas, con lo que también nos ahorramos el traslado de personal al gran laboratorio del mundo que es África.

Lo peor de esto es saber que esos setecientos infectados son solo la punta del iceberg, porque seguro que fueron miles, y otros tantos de miles con otras enfermedades. Los peor de todo es que según escribo estas líneas hay miles de personas sufriendo, muriendo o ambas, de enfermedades inoculadas por médicos, enfermeras, químicos, farmacéuticas y gobiernos que dan cobertura a estas prácticas para que así podamos seguir manteniendo nuestro statu quo. Porque en este asunto la democrática Europa tiene también las manos manchadas, y también Japón y todos los demás países y empresas que se dedican a la experimentación con humanos y a la fabricación de enfermedades para poder luego vendernos los antídotos (y si no que se lo digan al que se le ocurrió lo de la gripe A, todo un genio)

Yo, por mi parte, intentaré seguir yendo lo menos posible al médico y tomarme la menor cantidad de pastillas, nunca se sabe a quién se las han metido antes y qué te quieren meter.

MAX BJÖRK

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s