Ya somos importantes

Por la puerta grande. Así es como quiere Zapatero salir de la Moncloa y del Gobierno Español. Total una vez en faena. Quizá haya que llamarle el presidente Yaque, “yaque” estoy regalo dinero público a la banca, “yaque” estoy privatizo los aeropuertos, “yaque”estoy recorto los derechos de los trabajadores, “yaque” estoy me meto en una guerrita…

Y es que ya se habla del 2 de abril (http://www.elpais.com/articulo/espana/aparato/PSOE/quiere/posponer/primarias/despues/22-M/elpepunac/20110321elpepinac_9/Tes ) como la fecha en que anunciará oficialmente que no se presentará a las elecciones de 2012. Algo por otra parte que ya sabíamos todos, él el primero, aunque haya estado jugando al “lo tengo que pensar”, como cuando decía que aquí no había crisis mientras todo se desplomaba a su alrededor.

Aquel tipo que dijo aquello de “no os defraudaré”, aquel que llevaba la palabra social como estandarte cuando los tiempos le eran favorables a los poderes financieros, no ha dudado un segundo en apretarse el nudo de la corbata y meternos en otra guerrita imperialista. Eso sí, con el beneplácito de la ONU. Bueno, o mejor dicho, de su Consejo de Seguridad, porque estas decisiones no se toman en asamblea sino en petit comité. Un comité tan reducido que al final son solo cinco los estados que toman decisiones, invalidando completamente a esa institución que se creó tras la Segunda Guerra Mundial con el afán de ser el Gobierno Mundial ¿? Y que se ha convertido con el tiempo en la Gran Coartada.

Porque cuando hablamos de la toma de decisiones en política hay que distinguir dos condiciones que no necesariamente se deben dar a la vez, ni tienen el mismo peso. A saber, legalidad y legitimidad.

El producto de una decisión debe ser legal, en principio, pero este concepto es susceptible de tergiversación por aquellos que tienen los instrumentos necesarios para crear la legalidad.

Y debe ante todo, y siempre, ser legítima la decisión o acción a realizar, algo que no concuerda en todo caso con la legalidad, porque los sometidos por la legalidad de los gobernantes de un sistema político dado pueden entender que no es legítima esa legalidad al no reunir los mínimos democráticos necesarios.

Es éste, el tema de la legitimidad, de tan profundo calado y discusión que no podemos exponerlo aquí, más que de manera somera.

Pero sí que podemos plantear la dudosa legitimidad de una decisión tomada tras la negociación de cinco estados con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, porque aunque sea legal no parece muy conforme al orden de lo correcto dado que no han podido participar en la decisión el resto de estados del mundo que quizá también tengan qué decir. Además, las discusiones que se han prolongado durante semanas no han sido públicas, por lo que tampoco sabemos qué se ha negociado (aunque nos lo podemos imaginar).

Lo que está claro es que lo que iba a ser una Zona de Exclusión Aérea, se ha convertido en una serie de bombardeos. Y esos bombardeos que iban a ser solo de baterías antiaéreas ya lo son también de edificaciones dentro de complejos urbanos. Habrá que ver si los corredores de ayuda humanitaria que pretenden abrir se convierten en una ocupación en toda regla.

En cualquier caso, Zapatero ya tiene su guerrita, con la que poder hablar de algo con gran rimbombancia y que no le afecta, en principio, directamente porque está bajo el paraguas de la ONU. Por cierto, ¿los que están controlando la Zona de Exclusión Aérea son soldados bajo el mando de Naciones Unidas? No, de momento es una alianza particular de Estados y se prevé que la OTAN entre en juego en breve.

Lo que está claro es que en la partida Libia no solo se está cocinando la liberación del sufrido pueblo libio (no pretendo ser irónico), sino el control del Magreb y Oriente Próximo, porque, sinceramente, los gritos de democracia que se oyen a lo largo y ancho del Magreb, Egipto y otros países árabes, no pueden ser atendidos porque el sistema democrático liberal se basa en un reparto injusto de las riquezas y no es un modelo exportable dado que supondría que los países del norte tendrían que renunciar a sus privilegios, algo que no pueden permitir que pase.

En fin, parece que estamos en racha… una guerrita nueva, un terremoto que se ha cargado la tercera economía del mundo…perfecto, ya tenemos qué reconstruir y controlar.

MAX BJÖRK

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s