Sarkozy, el necio

Sarkozy y su equipo han perdido el norte, y ellos mismos están cavando sus propias tumbas electorales. El problema es que, con ello, están marcando el declive de la República Francesa, o al menos de sus mejores valores.

Ahora han iniciado un debate acerca de la laicidad y los usos del Islam, lo que no es más que un pretexto para promover la ocultación de las prácticas islámicas, alejándolas de la calle y de los espacios públicos. Es decir, un puro acto de xenofobia, estúpida e impropia de la Europa de las libertades. Y lo mejor de todo es que no se hace con ningún interés social o económico, ni siquiera se puede decir que el debate se haya abierto por parte de la sociedad civil francesa, que por otra parte no ve con malos ojos la mayor parte de las prácticas cotidianas islámicas. Este debate se ha abierto para restar votos a la extrema derecha del Frente Nacional. Así pues, se ha iniciado un peligroso debate, de marcado carácter xenófobo, que puede dividir a los franceses y hacer peligrar las libertades civiles y religiosas de millones de musulmanes franceses (y no franceses), con la única intención de ganar un puñado de votos. La jugada es tan estúpida como peligrosa.

Por suerte, algunos integrantes del mismo partido de Sarko han puesto pies en polvorosa, y han preferido ignorar el debate, demarcándose del debate. Por otra parte, la oposición casi al completo ha lanzado duras críticas sobre la iniciativa. Ahora queda por ver cómo sufre este debate la sociedad francesa, pues este tipo de cuestiones tienden a ser mejor aprovechadas por los más extremistas y peligrosos sujetos políticos. Probablemente, el partido de Sarko (la UMP) decline continuar por esta línea mucho tiempo, mientras que el Frente Nacional tiene campo libre para explotar los más bajos instintos de los electores. Y este tipo de cosas son las que hacen que las sociedades se vuelvan intolerantes y peligrosas. Lo siguiente, como ya ha pasado en España, es confundir, a propósito, delincuencia e inmigración. Y esto en países donde los banqueros roban más y dejan a más gente en la calle que todos los delincuentes juntos.

Por mi parte, opino que este tipo de debates son terriblemente peligrosos. Sobre todo si atendemos a las intenciones que conlleva: ganar un puñado de votos y polarizar la sociedad francesa. Del mismo modo, los detalles de la iniciativa son de una simpleza y una majadería sólo propias de un político, pues impedir a niños y niñas musulmanes tener un menú adecuado a sus religión, o impedir a sus madres llevar hiyab cuando van a recogerlos al colegio, entre otras cosas, es completamente opuesto a la Libertad y la Fraternidad. Algunos dirán que va a favor de la Igualdad, pero se equivocan, también es contraria a la Igualdad de derechos, pues si los integrantes de una religión tienen ciertos derechos, los de las demás deben disfrutarlos también, aunque a la extrema derecha le moleste.

Esperemos que la señora Cospedal no siga el ejemplo, otra vez.

Y es que, en ocasiones, la estupidez de los políticos no tiene límites.

                                                                                                                          MARCEL

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s