Las cuerdas que nos atan. Los políticos catalanes y la independencia.

La movilización independentista en Cataluña avanza a todo trapo, con decenas de alcaldes posicionándose a favor de la consulta, al igual que la mayoría de las fuerzas políticas catalanas (sobre todo las estrictamente catalanas). Es más, era inconcebible que una resolución exprés del TC (de resultado previsible) fuera a cambiar el rumbo de los acontecimientos. En mi humilde opinión, ni siquiera creo que el PP catalán tuviera esperanza en ello. Si las fuerzas políticas y sociales pro-consulta consideran ilegítimo tal tribunal, por qué iban a obedecerlo.

Incluso a la expectativa de las nefastas consecuencias para Màs, el independentismo no se frenará con una resolución del TC. Otra cosa es el futuro político del President, que está pidiendo a gritos que alguien lo baje del carro, aunque sea a empujones, literalmente. Estaba claro que, al iniciar este camino, Màs sabía que no sería él el que se llevaría el gato al agua, incapaz de mantener la convergencia con Uniò, y con una base menos proclive al independentismo que a la democracia cristiana, poco amiga de cambio radicales. Este balón de oxígeno ha ido a parar al techo de ERC, que previsiblemente arrasará en las próximas elecciones catalanas, y cuyo izquierdismo es manifiestamente escaso.

Y éste es el horizonte probable, pues si no pudiera celebrarse la consulta, la única vía de expresión posible es la celebración de elecciones, con el único telón de fondo de la independencia. Así todos salvan los muebles.

De hecho, y tal y como están las cosas, todos los partidos se están preparando para este desenlace, pues es el único legal posible. Todo lo que se haga hasta ahora es maquillar la realidad, para que parezca que todos han hecho lo posible para celebrar la consulta.

El problema parece más de forma que de fondo, pues se sigue cuestionando si la consulta es legal (está claro que no) o legítima (dependerá de cada uno, pero a priori parece que sí), en lugar de preguntarnos qué España queremos, y hasta qué punto la Constitución se ha quedado anticuada. Todavía más anticuada que el debate sobre lo anticuada que está, y perdonen por la redundancia, pero es que hay cosas que a fuerza de repetirse pierden el sentido.

Ya va siendo hora de repensar la configuración territorial del Estado, debatiendo qué quiere cada uno y, sobre todo, cómo gestionar los recursos, tanto los propios como los compartidos. Porque seamos sinceros, el fondo del debate se asienta directamente sobre la cuestión de la financiación, y sobre lo damnificados que pueden sentirse los catalanes en términos de aporte a las arcas e inversión del Estado. Porque la pregunta de si Cataluña es una nación parece contestada ya, pues está claro que no son castellanos, del mismo modo que los escoceses no son ingleses, aunque al final han decidido seguir siendo del Reino Unido. Y lo que cambió en la recta final del debate en Escocia fue por la promesa de una modificación en la capacidad de Escocia de gestionar sus propios recursos, del mismo modo que cambiaría en Cataluña el devenir de los acontecimientos una modificación de la Constitución en aras de promover más libertad para las regiones. El dinero está detrás de todo, al fin y al cabo.

Pero este debate no enciende los ánimos como lo hace el nacionalismo o el independentismo, ni, por supuesto, es tan fácil de capitalizar en forma de votos. Explicar el modelo federal y sus virtudes es tan caro como difícil de rentabilizar electoralmente, aunque con una izquierda de vacaciones se ha hecho más difícil todavía.

Y esa es la cuestión que deja atónitos a propios y extraños, cómo es posible que la izquierda catalana se movilice por la independencia (o el derecho a la consulta) sin ni siquiera defender tímidamente el federalismo. Desde la izquierda, la de verdad, es comprensible la defensa del derecho de autodeterminación, pero esto no implica la creación de un Estado sino la defensa de las libertades políticas y civiles. Ponerse de lado de la consulta puede ser comprensible a medias, pero ponerse del lado de la independencia es negar la solidaridad de los trabajadores, poniendo fronteras entre éstos y regalando todo el poder a otra burguesía distinta, o la misma, quién sabe.

Después de todo, miles de trabajadores catalanes se despertarán del sueño teniendo que ir a trabajar a las mismas fábricas pero con otros dueños, viviendo las mismas condiciones laborales, o peores, y visto lo visto, con una clase política tan miserable y ladrona como la castellana (o española, que cada uno la llame como quiera).

Y es que esto del nacionalismo es una idea burguesa. Porque un tipo de Cataluña (o de cualquier otra parte), no necesita a ningún político que le diga cómo tiene que sentirse, o el idioma que tiene que hablar en su casa (o fuera de ella), ni lo que tiene que ver en la televisión, ni en qué lengua verlo. Lo que necesita del político es que resuelva sus problemas, y la razón de ser del debate es precisamente la de distraer de los verdaderos problemas, como son las condiciones de trabajo, el sistema de salud, la educación o el derecho a una vivienda digna. Y si lo que se quiere es promover un Estado social y justo, es que no hemos aprendido nada de la historia, pues al final las fronteras entre la gente sólo sirven a aquellos que las han diseñado.

Y mientras tanto, nadie piensa en las condiciones de trabajo en las fábricas (o en el sector que sea) o en las ejecuciones hipotecarias, o en los millones de euros robados por los políticos (catalanes o castellanos) sino en una consulta que no cambiará nada para los capitalistas pero que lo cambiará todo (a mal) para los trabajadores. Una pena.

Vamos, que mientras miles de españoles discuten acaloradamente en bares o estadios de futbol sobre si los catalanes tienen o no el derecho a decidir su futuro, a todos nos han quitado (y sin consultar) el derecho a una vivienda digna, a un trabajo, a una renta básica, a una educación pública y de calidad y a un sistema sanitario que merezca ese nombre. Y ahora que alguien venga y me diga que el debate sobre la independencia no es una estrategia burguesa para robarnos lo poco que habíamos ganado tras décadas de lucha obrera. Pero eso era cuando estábamos unidos.

Por cierto, si alguien piensa que Rajoy no tiene una estrategia, se equivoca. Lo único que frena su caída es el nacionalismo centralista y cerril de muchos españoles que ven el debate independentista como una amenaza personal a su existencia. Este saco de votos no desaparecerá mientras tal amenaza siga viva, por eso el nacionalismo catalán es tan necesario para los políticos catalanes como para la derecha española.

En cualquier caso, y sólo por mencionarlo, deberíamos tomar nota de procesos similares en el contexto internacional. Y ahora que acaba de terminar el proceso escocés, y a sabiendas de que las diferencias son importantes, podemos decir que en el caso británico el impulso democrático se ha impuesto sobre todas las demás cuestiones. En el caso español, este pulso está débil, como siempre, casi como una enfermedad crónica. Supongo que si el mantra del nacionalismo se acaba, los pobrecitos de este país empezaríamos a pedir derechos, y eso no es bueno.

by Marcel

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una ley para atarnos a todos. Una ley para devolvernos al pasado.

Perdón por la licencia literaria, pero es que la realidad supera con creces a la ficción. En este caso, el anillo que nos atará a todos será la nueva ley de protección ciudadana. Esta vez, como antaño diría nuestro último dictador (de momento) “queda todo atado y bien atado”.

Y es que esta ley debería llamarse de protección política, pues su función no es la de proteger a la ciudadanía, sino proteger a los políticos de ella. En un momento en el que las condiciones de vida se vuelven miserables, que podemos ver a gente que antes se consideraba de clase media rebuscando en la basura, o pasando frio en su propia casa por no poder encender la calefacción, o directamente quedándose sin casa, expropiados por un banco que ya se ha quedado con miles de millones de dinero público, en un momento como éste, el ministro del interior se saca de la manga la ley más represora desde el franquismo. Sí, desde entonces. No vaya a ser que nos dé por levantarnos a todos y mandar a nuestros políticos al carajo, que es donde deberían estar desde hace mucho.

Con esta nueva ley de represión ciudadana, manifestaciones y protestas como las del 15-M estarán prohibidas, a pesar de haber servido de altavoz a la ciudadanía sin haber generado apenas altercados. No se podrá acompañar a víctimas de desahucios, pues supondrá dificultar el trabajo de funcionarios. No se podrán recoger firmas o repartir propaganda política en lugares públicos (sin permiso de la autoridad competente, que sólo autorizará lo que convenga a sus intereses). No se podrán pronunciar expresiones que ofendan a España o proferir injurias contra las instituciones o autoridades. Y en cuanto al proceso sancionador, olvídense del juicio justo. Ahora se prefiere la vía administrativa, y las condenas se han tornado en multas que pueden llegar a 30.000 euros por insultar a un político, o tratar de impedir que el banco expulse de su casa a una anciana. Así estamos todos callados mientras nos siguen recortando derechos. Y si te empeñas en ir a juicio, las tasas que el ministro Gallardón nos ha impuesto te harán entrar en razón. “Calladito y a casa” es lo que nos dicen estas leyes.

Además, es una ley que ha suscitado un increíble consenso en su contra por parte de todos los grupos políticos y profesionales. Las asociaciones de jueces se oponen por su autoritarismo, ya que no ofrece garantías democráticas y puede convertirse en un arma represora y arbitraria. La Policía y la Guardia Civil se han opuesto por su carácter innecesario, además de por la incipiente privatización de la seguridad. Dentro de poco podremos ser registrados y detenidos por la seguridad del Mercadona.

Y cuidado con el nuevo registro de sancionados, pues a todos los condenados por esta ley se les introducirá en una especie de lista negra cuyo uso no se ha especificado. Visto lo visto, aquellos que protesten que se olviden de cobrar el paro o cualquier clase de prestación. Dentro de poco estaremos atados de pies y manos, amordazados por el miedo y la pobreza. Pobreza económica la nuestra, intelectual la suya.

Y a jueces, abogados y policías se han unido las instituciones europeas que, en voz del Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, han criticado el carácter desequilibrado y autoritario de esta ley, que menoscaba los derechos fundamentales de los españoles.

Esta ley, que protege a los políticos de nuestras críticas, nos deja indefensos frente a sus desmanes y falta de decencia, nos devuelve al franquismo, por si acaso se nos había olvidado de donde vienen nuestros gobernantes.

by Marcel.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cataluña y la clase obrera. Ideas para un debate sobre la independencia.

Coincido profundamente con el derecho a decidir, creo que es un ejercicio democrático sin precedentes en el Estado Español, además de un experimento interesante, sobre todo para los que queremos que se extienda a otros campos, como son las políticas económicas.

Del mismo modo, sacudir los cimientos del Estado Español, que pretende irracionalmente ser mono-nacional, es un elemento positivo. Es necesario que quede claro que España es un Estado, no una Nación, y que podemos vivir juntos si dejamos esto claro. Supongo que al darle una patada a este sistema, se abrirá un debate sobre la configuración de un Estado Español pluri-nacional, esperemos que federal, aun a pesar de la gran cantidad de sentidos que podemos otorgar a este término.

No obstante, sí es preocupante la hoja de ruta marcada por los dos grandes partidos que abanderan la independencia de Cataluña, CIU y ERC, ambos con planteamientos abiertamente burgueses, aunque en distinta medida, y partícipes de unas políticas de recortes que para nada nos hacen pensar en un futuro social para una Cataluña independiente.

En ningún momento se ha planteado la creación de un modelo socialista que merezca ese nombre en Cataluña, ni se han hecho alusiones a la unidad de la clase obrera por encima de las fronteras de los Estados-Nación, ni nada parecido. Todo el debate ha venido marcado por la pertenencia cultural a la nación. Se ha hablado, y escrito, sobre lengua, cultura, o incluso sobre derechos históricos, pero no se ha hablado de clase. Por el contrario, las políticas de recortes han aprovechado la distracción nacional para extenderse a todos los ámbitos posibles, llegando a justificarse en la escasa capacidad, o directamente en la vagancia, de los obreros de otras zonas del Estado, en un ejemplo de cinismo y demagogia sin precedentes. Lo que además es incompatible con la solidaridad obrera y el internacionalismo proletario, concepto que a muchos les sonará a chino. A diferencia de esto, se está promoviendo la desunión de los trabajadores con barreras cada vez más altas. Estatutos por sectores profesionales, luego estatutos provinciales, después la posibilidad de descolgar a trabajadores del estatuto, y ahora esto, una barrera nacional, que no por invisible es menos profunda, que enfrenta más que divide a trabajadores de todo el territorio. La puntilla que necesitaba el proletariado.

Entiendo que el debate acerca de la configuración del Estado Español es algo necesario, incluso para los planteamientos internacionalistas, pues permite superar esta fase de una vez por todas y centrarnos en un proyecto de clase, internacionalista y proletario. Pero para esto tenemos que levantar la voz, gritar cuál es nuestra opción, que nuestra hoja de ruta está clara, y que no pasa por la creación de más Estados-Nación. Que no aceptamos más recortes, y que no queremos más cortinas de humo.

Para botón de muestra de lo que nos une, datos de la PAH:

En Badalona se ha abortado un primer intento de desahucio (lunes 2 de diciembre, a las 10 de la mañana).

En Getafe, en la calle Margarita Nelken, igualmente abortado el desahucio (4 de dic).

En Sevilla, Barrio del Carmen, otro desahucio paralizado (jueves 19).

Y la lista podría continuar. La situación de los trabajadores es la misma, y nuestra unión es cada día más necesaria. Basta de barreras.

by Marcel

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 1 Comentario

Odiar es amar no amar (V)

Empiezo a parecer un disco rayado, pero es que hay cosas que a uno le provocan naúseas, pero no por el hecho en sí, sino porque parece mentira que pase inadvertido para el resto de la gente.

Tranquilamente, sin que se le mueva un pelo, el mismo que se pintó la cara tipo Depredator para asaltar Perejil, el mismo que metió en un cutreavión a todos esos soldaditos a los que tanto dice querer y que acabaron hechos fosfatina, dice, orgulloso de sí mismo, (y no es para menos) que ya ha pactado con Interior como parar a Bildu (http://www.publico.es/espana/371395/trillo-afirma-haber-pactado-con-interior-como-parar-a-bildu). Olé, olé y olé. ¡Sí señor! Y Rugalcaba tan contento de tener alumnos tan avezados. Si es que les encanta.

Particularmente me gusta mucho el uso del verbo “parar”, está muy bien porque nos hace imaginar un gran chut y una mejor palomita con la que detener ese tiro. Pero el caso es que empiezo a dudar de quién ha sido el causante del tiro, porque, por lo que se ve, parece que es quien pretende parar el que también pretende disparar. ¿O es que lo que espera es un disparo desde la zona periférica del área? Ay… no sé. Esto del deporte es tan complicado…

En cualquier caso todo parece que sigue atado y bien atado, y que como decía Meslier dos ladrones siempre se pondrán de acuerdo para no ser cogidos ninguno de los dos.

Lo “más mejor” de todo esto es ver cómo se lo curran, lo cierto es que se lo toman muy en serio, y barajan diferentes posibilidades, hasta tres distintas dice el artículo anteriormente señalado. Y es que son unos estrategas. Me imagino a Trillo y Rugalcaba en la sala de mapas poniendo banderitas y tirando de escuadra y cartabón, y diciéndose a sí mismos lo demócratas que son. Es curioso, lo que les gusta a los que no admiten la diversidad de opiniones, de sentimientos, el tener que etiquetarse constantemente de lo que dicen ser, el tener que decirlo tan a menudo públicamente, esa es la mejor manera de demostrar algo. Cómo era… repite mil veces no sé qué y acabará convirtiéndose en verdad.

Particularmente creo que un camino más rápido, para acabar con tanta historia, es empezar a emitir certificados al estilo de los de Cristiano Viejo medievales, y así cualquiera que alguna vez respirase a menos de dos metros de alguien que pensase por sí solo, debería ser excluido de tener derechos políticos.

En fin, que otro día más dejan ver lo enamorados que están del desamor. Aman no amar.

MAX BJÖRK

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Soylent Green

Vaya, resulta que ahora los sin techo molestan http://www.publico.es/371084/gallardon-pide-una-ley-para-sacar-a-los-sin-techo-de-la-calle).

Bueno, en realidad siempre molestaron, pero ahora los comerciantes se quejan un poco más aprovechando las elecciones, y por supuesto Gallardón no sabe decir que no. Así que lo va a estudiar.

Yo estoy con nuestro ínclito alcalde, y a mí también me molestan los sin techo, con esos aires que se van dando. Estoy de acuerdo en que hay que echarlos de las calles. La calle es mía, ¿no Alberto?

Desde luego que da muy mala imagen ver cómo el producto de la sociedad en la que vivimos se acumula en los márgenes de las aceras de nuestras ciudades. En las cunetas de las aceras y claro, todos sabemos que las gaviotas se dedican a limpiar las cunetas y a hacer desaparecer lo que allí se oculta.

Además es evidente que esta gente podría ponerse a trabajar mañana mismo si quisieran, lo que pasa es que les gusta hacerse las víctimas, y para ello recurren a viejos trucos como dormir a la intemperie en el cálido invierno madrileño.

Señor Gallardón, échelos ya, sáquelos de nuestras calles, que las afean. Ahora que ya hemos conseguido que no haya ni un banco, ni un árbol en el centro de Madrid, no van a tener más derecho ellos. ¡Hay que largarlos pero ya!

Se me está ocurriendo que para aligerar el trabajo podrían llevarse cada miembro del Partido Popular del Congreso, Senado, Comunidad y Ayuntamiento un pobre a casa, teniendo en cuenta que entre todos suman 374 puestos se haría una buena limpia, así de primeras, además piensen en el beneficio espiritual que les reportaría. Creo que su buen amigo Rouco y los compis que movieron lo de las Vistillas podrían encargarse de otros pocos, vamos que en menos de una semana podríamos tener limpia media ciudad. Y con los otros podríamos hacer algún tipo de preparado alimenticio, tipo Soylent Green, que no está la vida para desaprovechar nada.

El problema que veo a todo esto es que va a ser difícil ocultar todos los vómitos que provocan sus grandes ideas, pero vamos que para eso ya externalizaremos algún servicio de limpieza y listo. Quizá pueda contratar al resto de sin techo que no puedan acoger o compostar.

MAX BJÖRK

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Sarkozy, el necio

Sarkozy y su equipo han perdido el norte, y ellos mismos están cavando sus propias tumbas electorales. El problema es que, con ello, están marcando el declive de la República Francesa, o al menos de sus mejores valores.

Ahora han iniciado un debate acerca de la laicidad y los usos del Islam, lo que no es más que un pretexto para promover la ocultación de las prácticas islámicas, alejándolas de la calle y de los espacios públicos. Es decir, un puro acto de xenofobia, estúpida e impropia de la Europa de las libertades. Y lo mejor de todo es que no se hace con ningún interés social o económico, ni siquiera se puede decir que el debate se haya abierto por parte de la sociedad civil francesa, que por otra parte no ve con malos ojos la mayor parte de las prácticas cotidianas islámicas. Este debate se ha abierto para restar votos a la extrema derecha del Frente Nacional. Así pues, se ha iniciado un peligroso debate, de marcado carácter xenófobo, que puede dividir a los franceses y hacer peligrar las libertades civiles y religiosas de millones de musulmanes franceses (y no franceses), con la única intención de ganar un puñado de votos. La jugada es tan estúpida como peligrosa.

Por suerte, algunos integrantes del mismo partido de Sarko han puesto pies en polvorosa, y han preferido ignorar el debate, demarcándose del debate. Por otra parte, la oposición casi al completo ha lanzado duras críticas sobre la iniciativa. Ahora queda por ver cómo sufre este debate la sociedad francesa, pues este tipo de cuestiones tienden a ser mejor aprovechadas por los más extremistas y peligrosos sujetos políticos. Probablemente, el partido de Sarko (la UMP) decline continuar por esta línea mucho tiempo, mientras que el Frente Nacional tiene campo libre para explotar los más bajos instintos de los electores. Y este tipo de cosas son las que hacen que las sociedades se vuelvan intolerantes y peligrosas. Lo siguiente, como ya ha pasado en España, es confundir, a propósito, delincuencia e inmigración. Y esto en países donde los banqueros roban más y dejan a más gente en la calle que todos los delincuentes juntos.

Por mi parte, opino que este tipo de debates son terriblemente peligrosos. Sobre todo si atendemos a las intenciones que conlleva: ganar un puñado de votos y polarizar la sociedad francesa. Del mismo modo, los detalles de la iniciativa son de una simpleza y una majadería sólo propias de un político, pues impedir a niños y niñas musulmanes tener un menú adecuado a sus religión, o impedir a sus madres llevar hiyab cuando van a recogerlos al colegio, entre otras cosas, es completamente opuesto a la Libertad y la Fraternidad. Algunos dirán que va a favor de la Igualdad, pero se equivocan, también es contraria a la Igualdad de derechos, pues si los integrantes de una religión tienen ciertos derechos, los de las demás deben disfrutarlos también, aunque a la extrema derecha le moleste.

Esperemos que la señora Cospedal no siga el ejemplo, otra vez.

Y es que, en ocasiones, la estupidez de los políticos no tiene límites.

                                                                                                                          MARCEL

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La jaula del tiempo

Leo en la prensa de hoy que el Tribunal Supremo, el mismo que ilegaliza Sortu, el mismo que inventó la Doctrina Parot, el mismo que dice no ser un órgano político, estudia excarcelar al preso social (no común, como les gusta decir) más antiguo del Estado Español (http://www.publico.es/espana/369695/el-supremo-estudia-excarcelar-al-preso-mas-antiguo-de-espana).

Un hombre que lleva desde 1976 en la cárcel, es decir, treinta y cinco (35) años. Yo no había nacido cuando esta persona estaba en la cárcel, o sea, que lleva más que toda mi vida. Y encima resulta que está ahí porque ha intentado fugarse en diferentes ocasiones, no porque haya matado (que tampoco sería motivo) ni porque se haya llevado dinero público, ni haya montado un grupo paramilitar estatal, ni porque haya malversado el dinero de inversores…, no. Está en prisión desde hace treinta y cinco años (35) porque se le han ido enlazando condenas por intentos de fuga para recobrar su libertad, una de las premisas que hacen al Ser Humano, humano.

Reflexiono sobre ello y no puedo dejar de pensar en que cuando entró en la cárcel el Estado Español estaba aún gobernado por un General fascista, la Guerra Fría todavía daba qué hablar, se unifica Vietnam después de una guerra terrible, no era obligatorio usar el cinturón de seguridad, solo había dos canales de televisión, los niños jugaban en la calle, Maradona debuta en la primera división argentina, llega la primera nave a Marte… y ahora, si saliera, la vida no se concibe sin ordenadores, sin teléfonos móviles, los semáforos pitan al cruzar, los coches tienen de todo, Maradona acabó con todas las líneas de los campos de fútbol, la URSS ha desaparecido y las Torres Gemelas también, la calle está llena de restaurantes de kebabs, vivimos la mayor crisis de la historia del capitalismo, los homosexuales pueden casarse, hasta hay otra moneda…

Y ahora, esos tipos del Tribunal Supremo ¡dudan si dejarle salir¡ Vergüenza de país y de justicia. Han matado a una persona en vida, la han anulado, acabado con una historia completamente y todavía dudan de si puede salir. Ja.

Yo también dudo, pero no porque me cuestione si se lo merece o no, sino porque me produce angustia pensar si este hombre estará preparado para enfrentarse a la vida que le espera, si podrá adaptarse tras haber sido desadaptado por el sistema.

Imaginemos que nos meten en una máquina del tiempo y salimos treinta y cinco (35) años después. La mayoría de los que fueron nuestros amigos y familiares estarán muertos o enfermos y envejecidos, el ritmo de vida habría cambiado, las relaciones interpersonales también, las profesiones, la comida, la ropa, el diseño del mundo sería diferente.

Para mí la duda es saber cómo ayudar a alguien a quien se ha tenido enjaulado toda una vida.

¿Sabéis qué es lo que les pasa a los canarios cuando dejan de vivir en la jaula? Que mueren porque no saben cómo desenvolverse en el nuevo medio. ¿Quién nos dice que Miguel Francisco Montes podrá vivir los últimos años de su vida en condiciones físicas y mentales aptas como para poder desenvolverse en el mundo de manera autónoma, libre? Nadie. Pero eso sí, el Tribunal Supremo sigue gastando su tiempo (el de Miguel), en decidir si se merece vivir. Fascistas.

MAX BJÖRK

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario